5 productos que fueron esenciales durante mi segundo trimestre de embarazo

Nuestra mamá primeriza, Isabeau Méndez, se apoyó en fajas, vestidos holgados, cremas humectantes, entre otros artículos, para la dulce espera de Ella.

Texto: Isabeau Méndez

 

¡Wuhuuu! ¡Logré sobrevivir el Primer Trimestre!

Las náuseas, los gases, la fatiga y la constipación se fueron, y finalmente parezco embarazada.

El segundo trimestre es sin duda el mejor, la barriga se nota, pero aún no tiene un tamaño incómodo, mi energía regresó y me sentí nuevamente como la Isabeau de siempre.

Estos son los 5 productos que me encantó usar durante los meses 4, 5 y 6:

 

1. Vestidos Holgados

Las cosas finalmente empiezan a apretar un poco, así que aproveché mi recobrada energía e hice policía en mi closet para guardar en ziplocks gigantes todo lo pegadito y hacer espacio para lo holgado que ya tenia, más lo que tendría que comprar.

 

2. Almohadas de Embarazo

¡Esta almohada va a ser tu nueva cosa favorita! Sí eres como yo, de las que dormimos boca abajo, probablemente ya te tocó dejar de hacerlo, y resolviste haciéndolo de lado y boca arriba. Pero, ahora que el bebé está más grande, los doctores recomiendan no dormir boca arriba para no dejar que el peso aplaste la vena cava y limite el tránsito de oxígeno hacia el útero – y te dicen que lo mejor es dormir del lado izquierdo, que evita el reflujo y presión a tu hígado…

 

¡Dormir de lado no sonaba tan mal! De hecho, había escuchado sobre varios estudios que dicen que la posición fetal es la más recomendada de todas.

 

Lo que no sabía es que ahora mi cuerpo tenía una forma diferente y que tal vez no iba a ser tan fácil como sonaba, te explico: Ahora hay un leve espacio entre tu barriga y la cama. El útero es un órgano y está sostenido por un buen par de ligamentos, no es como que tu barriga se derrama de lado y cae sobre el colchón ¡no! esta se mantiene en su posición firmemente y tu sientes que quieres apoyarla bien sobre la cama, pero te cuesta hacerlo sin virarte un poco y aplastarla.

 

¡El brazo que queda arriba no se haya! Y solo dejarlo colgar en mi pecho hacia la cama ponía presión en mis *nuevas y enormes boobies* – que a su vez presionaban mis pulmones y sentía que me quedaba sin aire. Necesitaba algo para abrazar que le diera soporte a mi brazo.

 

También sentía una leve incomodidad en mis piernas, porque al dormir en posición fetal toca colocar una sobre la otra. Si has dormido así toda tu vida, no será problema, pero para mi que era nueva en esto, resulta que se me dormía la pierna que quedaba arriba y, esto me despertaba múltiples veces en la noche.

 

Para solucionar estas incomodidades, básicamente iba a necesitar 3 almohadas. Una para abrazar, una para cargar mi barriguita y una entre las piernas. ¡Un enredo total!

 

Este producto me encantó, porque con una sola almohada enorme encontré el soporte que necesitaba en todos los puntos que me molestaban.

 

3. Faja
A medida que tu barriga va creciendo, vas sintiendo más y más su peso, por lo que vas a necesitar una faja que la levante bien, te ayude a mantener una buena postura y le brinde apoyo a tu espalda.

 

Me recomendaron miles de modelos, pero la verdad es que cada cuerpo es diferente y tienen que probar varias, para ver cuál es la que mejor se acopla al suyo.

 

4. Yoga/Pilates Prenatales
Honestamente, venía tan exhausta de las náuseas del primer trimestre, que lo único que quería en el segundo era volver a salir al mundo, ver a mis amigas y disfrutar nuevamente de la comida, NO hacer ejercicio.

 

¡Pero son necesarios! Y puedes hacerlos desde la comodidad de tu casa con Youtube, para no perder por completo tu elasticidad, mantener una buena circulación (para prevenir estrías) y perfeccionar los ejercicios de respiración que seguramente te van a ayudar a la hora de dar a luz.

 

Por más pereza que dé, el segundo trimestre es en el que mejor te vas a sentir de los 9 meses, así que es ahora o nunca chicas.

 

5. Crema humectante
Sin duda la piel de tu barriga se va a estirar a niveles nunca antes vistos, y esto puede generar estrías. Hay muchos factores que influyen en que te salgan, desde hereditarios hasta de sobrepeso, por lo que no siempre se pueden prevenir. Pero no por eso hay que dejarlo a la suerte. Yo desde que me enteré -que estaba embarazada- me aplico todos los días, una vez en la mañana y otra vez en la noche, diferentes tipos de cremas y aceites para evitar que salgan.

 

Justo ahora estoy en el séptimo mes y todo sigue bien, hay que ver si no me salen en el octavo o en el noveno, que es cuando el bebé duplica su tamaño actual. ¡Crucen los dedos por mí!

 

Lo que sí les digo es que sin duda es cierto lo que dicen, que el Segundo Trimestre si es el mejor de los 3. Disfrútenlo mucho, porque se pasa rápido y como bajamos la guardia por sentirnos mejor, a veces dejamos cosas pendientes por hacer para el Tercer Trimestre, y déjenme decirles que a pesar de que acabo de entrar en este último, ya siento síntomas que me hacen querer no hacer nada de lo que me falta.

 

Ya les contaré más adelante cuáles son los items que hicieron más pasajeros estos últimos meses, por el momento, espero que estos les hayan ayudado.

Abrazos,
Isabeau

Port Relacionados

% Comentarios (2)

El segundo trimestre ha sido peor, vomitos, desmayos, precion etc..

Buen Día estimada Shayla

Todos los embarazos no son iguales. A algunas nos dan los achaques al inicio, en el intermedio o por todo el embarazo. Lo más importante es disfrutar de esta etapa tan maravillosa. Ya verás que cuando veas a tu bebé todo lo incómodo quedará atrás.

Mil gracias por escribirnos.

Abrazos

Esperamos tus comentarios