Sí se puede ser madre profesional sin perder la esencia de mujer

Debemos forjar hijos líderes y capaces de auto-valerse por sí solos, pero no olvidándonos de que también somos mujeres que necesitamos espacio. Estos aprendizajes nos los trae hoy, nuestra mamá de los grandes, Gloria Quintana.

Texto: Gloria Quintana

 

Los tiempos han cambiado mucho, la vida se ha encarecido y ya no nos podemos quedar en casa y vivir de una sola entrada.

 

Todo cuesta el doble y hasta el triple así que toca salir a buscar los dólares para ayudar con el sustento en casa y, si la entrada que se recibe no es de tanta ayuda o la pareja no la necesita, por lo menos se contribuye en los gastos de salón de belleza, depilación y comprarse el vestido o zapatos que le gustó.

 

Esto conlleva a que al salir de casa a trabajar los hijos son lidiados mayormente por la ayuda doméstica o por los abuelos si los tienen.  Es de volverse locos porque no te has dado cuenta cuando ya son las 5 de la tarde y tienes que correr a casa para hacer tareas o para ir a la farmacia a comprar los materiales que te pidieron de hoy para mañana… Jajajaja esa es la excusa…

 

Nos quitamos los tacones, nos recogemos el pelo y a hacer tareas se ha dicho. Rutina diaria. Sacrificio imperante, pero hay que hacerlo. Sin embargo, cometemos varios errores:

  1. A los hijos hay que enseñarles a que estudien solos a partir de los 9 años.
  2. No debemos cargarlos y hacerles las tareas siempre.
  3. Deben ser responsables en arreglar sus maletas de acuerdo a su horario.
  4. Si algo se les quedó no debemos interrumpir nuestra rutina, salir del trabajo para ir al colegio a llevárselo.

 

A temprana edad hay que darle responsabilidades, pero si los cargamos siempre será una esclavitud de 12 años escolares porque mami siempre resuelve.

 

Siempre he pensado que es importante que una madre trabaje y si no lo necesita porque está muy bien económicamente, que invierta su tiempo en algo para ella, que la haga pensar y nutrir su mente. De lo contrario no tendrá tema de conversación más que hablar de los hijos, las nanas y las actividades de la escuela. Una mujer es más interesante cuando puede hablar de todo, pues maneja diferentes tópicos, el trabajar ayuda a agilizar la mente, a desarrollar y destacarse en habilidades, pero muchas prefieren si pueden quedarse en casa y criar a los hijos….

 

¿Pero qué sucede? ¿Tanto sacrificio y anularnos como mujeres a la larga valdrá la pena? 

Los hijos crecen y se van, más temprano que tarde ni agradecerán los sacrificios y una se quedará sola. Hablo con conocimiento de causa y lo que es peor cuando eres separada o divorciada de sus padres, uno se aferra tanto a ellos que se olvida del yo como mujer y sólo sabemos ser mamá.

 

Hay que tener un equilibrio en la vida de madre. Se puede ser madre y profesional y no olvidarse de uno como mujer. Hay que alimentar el ego, no descuidar a las amigas, ni olvidarse de los cafés y ¡por qué no! los jueves de vino o una escapada al cine.

 

Las mujeres somos tan audaces que podemos cumplir con todos los roles, pero nos gusta que nos vean como las sacrificadas. Sí, somos sacrificadas, madres profesionales, forjando a hijos líderes y capaces de auto-valerse por sí solos, pero no olvidándonos de que también somos mujeres que necesitamos espacio.

 

No se deje manipular por los hijos. Son muy astutos. Dejamos de salir con la pareja o amigas. Es que me quiere tanto que sufre si me voy y me da dolor…  Es manipulación… Abrácelo, béselo, dedíquele calidad de tiempo, pero no se descuide como mujer.

 

Hoy con hijos grandes agradezco haber escuchado el consejo que me dieron. Sí, se me apachurraba el corazón al escuchar sus llantos desgarradores, pero hoy día ellos no escuchan el mío al saberme sola y extrañarlos… Un poquito de egoísmo les hará bien.

 

Sí se puede ser madre profesional sin perder la esencia de mujer.

Port Relacionados

% Comentarios (2)

Excelente reflexion

Buenas tardes estimado Rocco

Mil gracias por escribirnos y por tu atinado comentario.

Un fuerte abrazo

Esperamos tus comentarios